Puesta en valor del Pasaje Begoña como espacio histórico, cultural y turístico

El renovado Pasaje Begoña de Torremolinos, mítico lugar histórico, cultural y turístico del municipio, se ha presentado este lunes en un acto en el que han participado representantes de la administración local, regional y estatal, y donde se han explicado los avances que se están llevando a cabo para recuperar y promocionar este emblemático lugar.

Costa del Sol

En este sentido, el alcalde, José Ortiz, ha recordado que en el Pleno Municipal del 31 de octubre se acordó, después de 38 años, devolver el nombre al Pasaje Begoña --antiguo Pasaje Gil Vicente--. Además, se ha trabajado en el adecentamiento del espacio de uso público, con el pulido del suelo, la sustitución de arquetas, la iluminación y la colocación de adornos.

En los años 60, el Pasaje Begoña "llegó a ser un referente absoluto de libertad y respeto a la diversidad", han recordado desde el Consistorio. De hecho, en el entorno de dicho pasaje comenzaron a abrirse los primeros locales de ambiente homosexual de todo el país, donde acudían turistas de todo el mundo para disfrutar sin miedo de su orientación sexual.

Por ello, fue declarado como lugar de Memoria Histórica y cuna de los derechos LGTBI por la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados. Esta mención también se la había otorgado con anterioridad la Junta de Andalucía.

En este sentido, el alcalde ha indicado que "a pesar de la tiranía, de la homofobia, de la indignidad y la falta de derechos que había en aquella España gris, aquí, en esta isla de libertad en Torremolinos, se podía amar con libertad y sentirse refugiado".

"Torremolinos es una ciudad de refugio, porque lamentablemente sigue habiendo países donde existe la homofobia y la incapacidad de dialogar y de entendimiento. Esta causa, que nunca termina y que defendemos aquí, se pone hoy en valor para recuperar su verdadero ser", ha añadido.

Por último, el primer edil ha hecho un llamamiento: "Quiero lanzar una luz de esperanza hacia el mundo, para que este Pasaje Begoña sea lugar de encuentro, y cuente con el archivo LGTBI y un Centro de Interpretación que debe construirse entre todas las administraciones, y que colocará a Torremolinos en el centro de este discurso".

Por su parte, el concejal de Igualdad, Nicolás de Miguel, ha asegurado que es "un día histórico". "Pasaje Begoña y Torremolinos es una luz, un reclamo de libertad, tolerancia e igualdad. Somos un grupo de hombres y mujeres que decidimos apostar fuerte por la libertad, que trabajamos con el amor y que en esta larga andadura saldremos victoriosos", ha dicho.

Así, ha considerado que el Pasaje Begoña "tiene que significar un gran impulso hacia adelante, como un símbolo de libertad, tolerancia, convivencia y diversidad en el que cabemos todos; seña de identidad que Torremolinos tuvo, tiene y tendrá", ha añadido.

VISITAS GUIADAS

El director General de Violencia de Género, Igualdad de Trato y Diversidad de la Junta de Andalucía, Ángel Mora Cañizares, ha recordado la participación del ente en la promoción del Pasaje, que el miércoles 20 de noviembre comienza con las primeras visitas guiadas para que sean el alumnado de los IES de Torremolinos quienes primero disfruten de este renovado espacio y de su historia.

El proyecto, "Pasaje Begoña, Isla de Libertad" de prevención de la LGTBIfobia dirigido a jóvenes, pretende hacer un recorrido por la historia del Colectivo LGTBI en España, desde la época represiva de la dictadura de Franco hasta la actualidad.

Está previsto que un mínimo de 480 jóvenes se beneficien del proyecto que ha permitido pintar graffitis de gran tamaño, instalar placas informativas, diseñar folletos informativos y poner en marcha este plan de visitas guiadas.

Finalmente, el presidente Asociación Pasaje Begoña, Jorge Martín, ha agradecido la implicación de las administraciones y "de tantas y tantas personas que están haciendo todo esto posible", y ha repasado algunas cuestiones que convertirán al Pasaje Begoña "en el lugar mítico que fue y que volverá a ser".

Algunas de ellas son el Kiosco-Punto Visible (cedido por la ONCE) como punto de información histórica, cultural y turística; los Free Tours, que recorrerán el centro de Torremolinos para dar a conocer el municipio como epicentro de la libertad; la creación de una revista, y otros eventos "para recordar esta isla de libertad".

Desde el Ayuntamiento han recordado que la historia del Pasaje Begoña empieza en los últimos meses de 1962, cuando comienzan a abrirse los primeros locales de toda España frecuentados por personas LGTBI. En poco tiempo, este espacio se convirtió en uno de los mayores exponentes de la vida nocturna de Torremolinos y de toda la Costa del Sol.

Personas anónimas de toda condición y clase social hacían de este emblemático lugar "un espacio de convivencia y libertad inédito en aquella época". "Eran auténticos héroes, personas valientes que acudían allí a pesar de la atmósfera de represión y de las posibles represalias", han incidido.

Fue tal la fama nacional e internacional que adquirió el Pasaje Begoña que allí era frecuente ver a personalidades "paseando y conviviendo con respeto en diversidad: John Lennon y Brian Epstein, manager de The Beatles; Pia Beck, cantante y pianista holandesa de jazz, de fama internacional; Coccinelle, célebre transexual francesa; Amanda Lear, musa de Salvador Dalí; Helmut Berger, actor austriaco pareja de Luchino Visconti y protagonista de muchas de sus películas; Luciana Paluzzi, actriz italiana y una de las primeras "chicas Bond"; Grace Jones, cantante, compositora, supermodelo, productora y actriz jamaicana; y un largo etcétera".

El 24 de junio de 1971, la policía del régimen franquista realizó una incursión en el Pasaje Begoña de Torremolinos y las áreas circundantes. En aquel "lamentable" acontecimiento, conocido como la "gran redada", se identificó a más de 300 personas y, según las fuentes consultadas, "114 de ellas fueron arrestadas por el único delito de ser consideradas legalmente peligrosos sociales". Algunas de ellas fueron encarceladas, las personas extranjeras fueron deportadas.

"El delito que habían cometido era atentar contra la moral y las buenas costumbres, ya que la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social --vigente en aquella época-- consideraba delito la homosexualidad y castigaba a las personas homosexuales incluso con pena de prisión", han lamentado desde el Consistorio.

Han apuntado que a todas las personas identificadas les fue abierto un expediente policial "y se les amenazó con estar bajo vigilancia de las autoridades". "Esto suponía consecuencias aún peores en caso de ser detenidas de nuevo porque ya serían reincidentes con antecedentes en conducta inapropiada", han indicado.