Piden 12 años de cárcel para un hombre por intentar asfixiar a su mujer con una cuerda

La Fiscalía de Málaga ha mantenido la acusación y la petición de 12 años y medio de cárcel para un hombre por presuntamente intentar asfixiar a su mujer con una cuerda y por malos tratos.

Costa del Sol

La acusación pública señala que el acusado ya fue condenado en 2004 por delito de lesiones y en 2009 por malos tratos sobre la mujer, aunque tras cumplir la pena "reanudó la relación con su esposa" y poco después "volvió al trato despreciativo y degradante, sobre todo con comentarios racistas por su origen marroquí". Además, realizaba conductas de "control y aislamiento" sobre su pareja.

Los hechos ahora juzgados sucedieron en marzo de 2017. Según ha mantenido el ministerio fiscal, el acusado llegó a casa en Torremolinos (Málaga) y le recriminó a la mujer que hubiera tirado algunos objetos a la basura, diciéndole: "Antes te vas tú que las cosas". Así, cogió de la terraza una cuerda o cable de tender la ropa y fue hacia la mujer.

Entonces, "sin darle tiempo a ella de reaccionar", presuntamente "enlazó el cuello con la cuerda", aunque la mujer logró meter las manos, dice el fiscal, apuntando que "tras darle dos vueltas, la apretó fuertemente con la intención de asfixiarla y quitarle la vida". Al ver ella que no podía soltarse gritó y salió la hija de ambos, de 17 años, que se abalanzó sobre el padre.

La acusación relata que el hombre empujó a la hija y además, presuntamente, dio una tercera vuelta al cable en el cuello de la mujer, saliendo la niña al pasillo del bloque a pedir auxilio a los vecinos, que acudieron, soltando el acusado la cuerda. La víctima sufrió varias lesiones, aunque ha renunciado expresamente a cualquier indemnización que le pudiera corresponder.

Por estos hechos, el acusado ha sido juzgado por los delitos de tentativa de homicidio, malos tratos habituales y maltrato en el ámbito doméstico, solicitando en total 12 años y medio de prisión. Por su parte, la defensa del hombre ha pedido la absolución al considerar que no existe prueba de cargo, recordando que la mujer y la hija han retirado la acusación.

No obstante, para el fiscal, sí hay suficiente prueba, apuntando que la intención del acusado "era causar la muerte". Aunque tanto la víctima como la hija se han acogido a su derecho a no declarar en el juicio, sí lo ha hecho como testigo un vecino que ha relatado que estaba en su casa y escuchó gritos de la mujer que "iba con la mano en el cuello diciendo que me quiere ahorcar".

También han declarado policías que tomaron declaración a la víctima y a la hija justo después de lo sucedido y peritos han manifestado que el que ella volviera con su pareja después de estar en prisión demuestra el grado de dependencia emocional.