Garzón dice que votar al PSOE no es garantía de izquierda sino de 'políticas neoliberales'

Ha advertido a los votantes socialistas que dar el apoyo al PSOE es crear las condiciones para un acuerdo con PP y Ciudadanos.

Política

En un acto público en Málaga, Garzón ha recordado que al preguntarle este miércoles un periodista al presidente del gobierno en funciones, Pedro Sánchez, si aceptaría los votos en forma de abstención de PP y Cs "ha contestado por qué no", apuntando que, además, "dijo en el debate que pedía la abstención" a ambos partidos.

"Lo que parece evidente es que el PSOE no quiere ningún acuerdo con la izquierda, porque nos ha traído a estas elecciones para poder facilitar un acuerdo que se sostenga con PP y Cs", ha manifestado Garzón, preguntándose "si alguien cree que una abstención de esa naturaleza es gratis".

Al respecto, ha indicado que esa abstención "está condicionada a hacer las mismas políticas neoliberales que han estado asolando nuestra economía y nuestra sociedad los últimos años" y ha incidido en que "garantía de voto de izquierda, de defender a la clase trabajadora y de hacer políticas en beneficio de las familias humildes y sencillas es votar a Unidas Podemos".

Ha señalado que se han vuelto a repetir las elecciones porque el PSOE "tenía dos objetivos", el primero "crear las condiciones para llegar a un acuerdo en forma de abstención con PP y Cs", lo que, en su opinión, "les permite tener las manos libres para hacer políticas económicas de derechas sin tener que contar con nosotros, porque nuestros votos no van nunca a ratificar las políticas de recortes".

"Por eso no quería un acuerdo con nosotros, por eso estuvo durante cinco meses mareando la perdiz, porque siempre dijimos que nuestros votos solo sirven para derogar la reforma laboral, para mejorar los servicios públicos y fortalecer las pensiones y por eso el PSOE dijo mejor repetir las elecciones antes que depender de estos rojos", ha manifestado.

El líder de la coalición de izquierdas ha indicado que en abril el PSOE "nos dijo que éramos de izquierda, hace unas semanas que éramos la extrema izquierda", aunque, ha dicho, "no nos hemos movido". "Con lo que es obvio que si Pedro Sánchez nos ve más lejos es él el que se ha movido hacia la derecha", ha manifestado.

Garzón ha dicho que por eso "ya no quieren subir los impuestos a los más ricos" y, además, "ya no habla de gobierno de izquierdas sino progresista, con guiños continuos a Albert Rivera"; señalando que "la paradoja es que ni siquiera en esta campaña electoral son de izquierda, son naranjas, entonces nos tenemos que temer lo peor el día después del 10 de noviembre".

"La única forma de evitarlo es que Unidas Podemos sea lo más fuerte posible", ha asegurado, insistiendo en que "mientras más escaños tengamos más fácil será neutralizar la operación de apoyo de PP y Cs al PSOE".

Asimismo, ha precisado que otro motivo de estos comicios es que "el PSOE soñaba con que estas elecciones destruyeran a Unidas Podemos, con que las divisiones de la izquierda nos afectaran, con la posibilidad de que vosotros cabreados no fuerais a votar"; punto en el que ha querido lanzar un mensaje al PSOE: "Aquí no se rinde nadie, no nos cansamos, porque tenemos muy claro lo que defendemos y tenemos un proyecto".

Garzón ha dicho que "nos pretendían ver muertos y han hecho todo lo posible para conseguirlo, nos han espiado, nos han robado móviles, han contratado los servicios de Villarejo, han organizado una organización criminal dentro del Policía Nacional para atacar a una fuerza política democrática y aún así aquí estamos defendiendo a las familias trabajadoras".

Ha lamentado que en estos diez años "nos han saqueado, expoliado, con una hipocresía tan obvia que muchos se han dado cuenta", señalando que "han recortado en educación, en sanidad, en pensiones, en ley de dependencia y todo a la vez que rescataban al sistema financiero".

También ha afirmado que aunque "dicen que ya hemos salido de la crisis, veo que la mayoría social no ha salido, que ahora tiene salarios más bajos, mas difícil acceso a la vivienda y peores servicios públicos", asegurando que el gobierno que salga de las urnas "tiene que elegir quién paga los platos rotos, si las familias sencillas o las grandes fortunas".

Ha dicho que el hecho de que tras la crisis haya más ricos "es el resultado de la desposesión" y ha indicado que mientras "salimos de esto, otros partidos quieren que comamos bandera", cuando, en su opinión, "no se trata de hablar de España como un nombre suelto, sino de dotar de contenido a las palabras, por eso para nosotros la España del futuro solo puede ser la de los derechos de la clase trabajadora, acabar con privilegios, derogar las reformas laborales y subir los salarios".

Ha instado a estar "unidos frente a las agresiones", porque, ha señalado, "sabemos que esa extrema derecha que está creciendo no lo hace por casualidad", apuntando que "Vox no son clase trabajadora, son unos pijos ricos que defiende los intereses de las clases altas de este país, son el franquismo sociológico".

Garzón ha asegurado que esa extrema derecha, "muy fuerte contra el débil y muy débil contra el fuerte", la "han alimentado PP y Cs, que han alimentado un escenario de crispación, una política de odio", pero también ha responsabilizado al PSOE, "que está en un giro autoritario incomprensible".

Al respecto, ha aludido a que los socialistas no hayan derogado la ley mordaza y al decreto "que permite al Gobierno cerrar paginas webs sin pasar por las garantías del Estado de derecho". "Qué pasa que ahora Pedro Sánchez va a poder cerrar la web que le dé la gana", se ha preguntado, apuntando que "con la excusa de Cataluña nos están robando los derechos".

El líder de IU ha asegurado que el franquismo "no son sólo personas o momias" sino que también "está en las instituciones, en cada sentencia contra los trabajadores, o contra las mujeres como 'La Manada' de Manresa".

Por contra, ha afirmado, el proyecto de España de Unidas Podemos "se construye con los hilos del pasado formados por la mejor parte del pueblo trabajador, sobre las espaldas de los hombres y mujeres que lucharon por la Republica, que trajeron la democracia". "Nos subimos en esos hombros para proyectar en el futuro que está cerca", ha asegurado.

Ha instado a explicar a familiares y amigos "que si no votan ellos, el voto de los ricos vale doble" y ha considerado que "para luchar contra la desigualdad hay que utilizar los instrumentos de la democracia". "El único voto dedicado a la clase trabajadora es el de Unidas Podemos", ha concluido.

Por su parte, el coordinador regional de IU, Toni Valero, ha asegurado que "los poderes económicos han hecho doblar la rodilla a Sánchez para repetir elecciones porque tenían miedo de que Unidas Podemos estuviera en un gobierno", apuntando que "lo que nos jugamos en las elecciones es qué pasa con el fruto de nuestro trabajo, si se lo llevan unos pocos o sirve para mejorar la vida de todos".

La candidata número dos por Málaga, Eva García Sempere, ha apelado a la memoria para "no olvidar todos los ataques a la clase trabajadora que hemos sufrido estos años", instando a recordarlo el 10 de noviembre con el voto. Además, ha dicho que seguirán "luchando por una Ley de Memoria Democrática para que nunca más un fascista vaya la televisión a reírse de nuestros muertos en las cuentas".

La parlamentaria andaluza Ángela Aguilera se ha referido también a la extrema derecha y ha dicho que "una política que pone una diana frente a un centro de menores es una mala persona, un político que dice que los inmigrantes vienen aquí para comerse nuestra sangre es un embustero, un criminal, xenófobo y un genocida".