El bloque de derecha se acerca a las izquierdas desunidas en la previa del 10-N

La segunda entrega del GESOP para 'El Periòdic d'Andorra' refleja que la diferencia entre el bloque de izquierdas y el de derechas se estrecha cada vez más, aunque ambos siguen lejos de la mayoría absoluta.

10-N España

Los progresistas suman 150-161 escaños y los conservadores, 145-159. Este sondeo se efectuó del 3 al 5 de noviembre, por lo que recoge en parte el impacto del debate televisado del pasado lunes, en el que el presidente del Gobierno en funciones y candidato del PSOE, Pedro Sánchez, endureció su discurso y sus propuestas sobre el conflicto catalán, y acentuó su distancia de Unidas Podemos.

Los socialistas ganarían las elecciones, pero retrocederían en escaños, de los 123 actuales a 116-121. Respecto a la encuesta del martes, Sánchez ha recuperado dos décimas en estimación de voto (26,8%), pero el 27% de quienes le votaron en las elecciones del pasado abril se declaran ahora indecisos.

El PP de Pablo Casado mantiene el 19% de los sufragios y los 80-85 diputados del sondeo anterior. Los populares pierden a uno de cada cinco electores a favor de Vox, pero lo compensan con el apoyo de una quinta parte de los votantes de Ciudadanos.

El descalabro del partido de Albert Rivera propicia que la escalada de la extrema derecha crezca cada día que pasa. Vox sería la tercera fuerza política del Congreso con 53-58 parlamentarios, tres más que el martes. Su estimación de voto (15,6%) ha aumentado un punto y medio desde el inicio de la campaña y 5,3 puntos en el último mes. La fidelidad de voto a la ultraderecha alcanza el 86%, mientras que la de Ciudadanos es cada día más baja. Solo el 22% de los votantes de Cs en abril elegirían hoy la misma papeleta. El 17% apoyaría ahora al PP y el 11%, a Vox. Cuatro de cada 10 electores 'naranjas' se declaran indecisos.