Ardales reparte 1.000 kilogramos de carne y embutidos en su Fiesta de la Matanza

Ardales celebra este domingo la tradicional Fiesta de la Matanza, un evento cultural y gastronómico que congrega a unas 10.000 personas, que podrán degustar unos 1.000 kilogramos de carne y embutidos.

Guadalhorce

El diputado provincial Félix Lozano y la alcaldesa de Ardales, María del Mar González, han explicado este viernes en una rueda de prensa las actividades de esta fiesta, declarada de Singularidad Turística.

Lozano ha destacado que en esta fiesta la gastronomía local cobra especial protagonismo junto a la antigua tradición de compartir con los vecinos los productos de la matanza.

Por su lado, María del Mar González ha explicado que, a partir del mediodía, los visitantes podrán degustar vino blanco y dulce, así como chacinas en rodajas (morcón, salchichón, chorizo y morcilla), en pequeños bocadillos ("botones") o con los famosos piquitos hecho a mano de Ardales.

Y, a partir de las dos de la tarde, se repartirán más de 2.500 bandejas de caldereta de cerdo, guisada al fuego de leña y preparada por el voluntariado de esta fiesta, organizada por el Ayuntamiento de Ardales, con la colaboración de la Diputación de Málaga y el Caminito del Rey.

Además, los visitantes podrán optar por la variada oferta de bares y restaurantes y por los puntos de degustación que instalarán diversas asociaciones del municipio.

El Ayuntamiento ha previsto un variado programa de actividades con pasacalles, música callejera, batucada, pandas de verdiales y zona de baile, amenizada por un DJ, además de una actuación, a partir de las 16.30 horas, del conjunto rociero Raya Real.

También los visitantes tendrán la oportunidad de realizar, en el mismo casco urbano, visitas guiadas por el Centro de la Prehistoria, el Castillo de la Peña (que alberga el Museo de la Historia y las Tradiciones) y la iglesia mudéjar.

Igualmente, en la zona deportiva permanecerá abierta una muestra de artesanía local y en la Alameda, una zona dedicada a las empresas agroalimentarias de la comarca y de la provincia.

El ser humano es libre; es algo más importante que decir que tiene derecho a la libertad. Ninguna persona necesita ni depende de que un gobierno o grupo alguno se lo reconozca. Sin embargo, vivimos en un mundo en el que, aún hoy, muchos seres humanos sufren la ausencia de libertad.