José María Pou, Sacristán y El Brujo abren el Festival de Teatro de Málaga

José María Pou abre con su inmersión en el cuerpo y la mente del capitán Ahab el Festival de Teatro de Málaga con 'Moby Dick', al que seguirán José Sacristán y El Brujo, además de  La Fura, La Abadía y La Cubana e intérpretes de la altura de Concha Velasco, Flotats, Kiti Mánver, Aitana Sánchez-Gijón, Echanove y Echegui que participarán en la edición, que ofrecerá 90 funciones de 42 obras del 6 de enero al 13 de febrero de 2019.

Teatro

La crítica ha sido unánime en la valoración del Moby Dick que sube los telones del Teatro Cervantes el día de Reyes: Juan Cavestany firma una adaptación "que va al hueso" de la "ciclópea y desmesurada" novela de Melville, "Pou es Ahab en cada uno de sus gestos, miradas, desplantes", y Andrés Lima ha preparado un "poético y estremecedor montaje", una "cuidadísima puesta en escena que tiene fulgor operístico", según ha informado el Cervantes en un comunicado.

Moby Dick se verá los días 6 y 7 de enero de 2019 (entradas entre 11 y 30 euros) para abrir un Festival que plantea 90 funciones de 42 espectáculos diferentes, y que ofrece hasta el 31 de diciembre descuentos progresivos por compra de cuatro o más obras distintas.

Las segunda y tercera obras que propone la trigésimo sexta edición nos traen a Málaga a José Sacristán, que aborda el desgarrador canto de amor póstumo de "Señora de rojo sobre fondo gris", y a Rafael Álvarez "El Brujo" con "La luz oscura".

La adaptación de José Sámano, José Sacristán e Inés Camiña del texto de Miguel Delibes se representará en el Cervantes el martes 8 y miércoles 9 de enero (entradas de nueve a 24 euros), y a continuación subirá al estrado uno de los juglares con más sabiduría y peso escénico del panorama teatral.

Rafael Álvarez "El Brujo" trae al Festival de Teatro "La luz oscura", monólogo basado en la obra y vida de San Juan de la Cruz que encenderá los focos el jueves 10 y viernes 11 (de once a 30 euros).

Montajes muy singulares como el poderoso acercamiento de "La Fura dels Baus" al épico "Carmina Burana" de Carl Orff, las inmersiones de "La Abadía en" las personalidades de Azaña y Unamuno y la última comedia total de "La Cubana" visitan un 36 Festival de Teatro que llega cargado de nombres clave de la escena nacional.

Concha Velasco, Kiti Mánver, Aitana Sánchez-Gijón, Josep María Flotats, Pere Ponce, Juan Echanove, Verónica Echegui y Noemí Ruiz son otros destacados intérpretes que comparecerán en Málaga entre el 6 de enero y el 13 de febrero de 2019.

Los dos escenarios municipales, el Teatro Cervantes y el Echegaray, con el añadido del Museo del Vino para el regreso del "Hambre de La Líquida", serán las sedes. El contenido será un cuidado equilibrio entre grandes producciones, nuevas tendencias y exhibición de talento local.

La capital de la Costa del Sol recibirá en poco más de cinco semanas una buena parte de lo mejor de la cartelera nacional, una densa programación de comedias, dramas y adaptaciones literarias y cinematográficas para la escena que coincidirán con siete estrenos absolutos.

Las "premières" de El Espejo Negro ("Espejismo"), Tenemos Gato ("La perra"), Caramala ("La plaga"), Nuevo Teatro Musical ("Verne: futuro y ficción") o La Teta Calva ("Qué pasó con Michael Jackson") comparten cartel con montajes muy esperados en la ciudad.

Tras "Moby Dick", "Señora de rojo sobre fondo gris" y "La luz oscura", llegará a Málaga "¿Quién es el señor Schmitt?", comedia-thriller con toques de absurdo con Javier Gutiérrez y Cristina Castaño y primera de las dos piezas que dirige Sergio Peris-Mencheta.

Le seguirá "Nerón", con Dani Muriel y Chiqui Fernández; "Tebas Land", un "Edipo moderno" dirigido por Natalia Menéndez; "Voltaire/Rousseau", interesante duelo filosófico con Flotats y Pere Ponce; "La strada felliniana" que encabeza Verónica Echegui y dirige Mario Gas; "Juntos", con Kiti Mánver y Gorka Oxoa, entre otros, dirigidos por Juan Carlos Rubio, o "Lehman Trilogy", también adaptada y dirigida por Peris-Mencheta.

A finales de enero desembarcarán en el Cervantes "La Fura dels Baus" con una versión del "Carmina Burana" con música en directo y más de 30 artistas en escena, Teatro de La Abadía con "Azaña, una pasión española" y "Unamuno: venceréis pero no convenceréis", ambas piezas protagonizadas por José Luis Gómez, y Atalaya con su versión de "Rey Lear", segunda aproximación al fértil legado de Shakespeare de la prestigiosa compañía sevillana.

Andrés Lima repite como director conduciendo a Aitana Sánchez-Gijón y Roberto Enríquez en "La vuelta de Nora", secuela de la Casa de muñecas de Ibsen.

Ya en febrero pasarán por Málaga el premiado texto de John Logan Rojo, en el que Juan Echanove encarnará a Mark Rothko; el canto a la vida del "Adiós Arturo" de La Cubana, que se verá seis veces en cuatro jornadas, y "El funeral", la comedia sobre la fama que protagoniza la gran Concha Velasco, que recibirá la primera edición del premio Málaga de Teatro, con el que el Festival reconocerá a partir de ahora la trayectoria de los mejores artistas de la escena.

Paralelamente a los grandes montajes en gira, el 36 Festival de Teatro de Málaga abrirá la puerta a las nuevas tendencias. Espectáculos como "Macho: Crónicas de identidad perdida y Viril", ambos también de estreno, la reposición de "Chaquetera" tras el éxito de su paso por la 35 edición o la presencia en el Echegaray de obras como "En tierra" (Grounded) o "La araña del cerebro" así lo atestiguan.

Por el segundo espacio municipal pasarán además obras clásicas como "A secreto agravio, secreta venganza", de los malagueños Jóvenes Clásicos, y Cisneros. "La línea de tiza", montaje de Euroscena; distintas piezas infantiles en sesiones dobles dominicales, y producciones nacionales como la premiada "Espacio disponible", que dirige Antonio Guijosa, o la comedia Mandíbula afilada, en la que Noemí Ruiz comparte tablas con Jon Plazaola.

Género

Esteban Goti

Una de las grandes sombras siniestras de nuestro siglo, y de los que nos han precedido, es el abuso, el maltrato y la disposición de la vida de las mujeres. Su vertiente más oscura es, sin duda, el asesinato, fruto del deseo de dominarlas.