Casado evita comentar las grabaciones de Villarejo en las que se cita a Rajoy

El presidente del PP, Pablo Casado, ha señalado que declina valorar la grabación en la que el excomisario José Manuel Villarejo y el marido de María Dolores de Cospedal, Ignacio López del Hierro, señalan que el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy estaba de acuerdo con las investigaciones. "No comento conversaciones privadas que no puedo certificar que son ciertas", ha puntualizado.

Nacional

En declaraciones a los medios a la salida de la reunión del Grupo Popular en el Senado, Casado ha explicado no obstante que su obligación como presidente del partido "es exigir ejemplaridad" dentro del PP. "Y lo he hecho", ha indicado, para añadir que en este caso además "a petición de la interesada que ha decidido dejar su puesto en la Ejecutiva para no perjudicarse a ella misma y tampoco al partido".

"Cospedal ha decidido dejar la Ejecutiva nacional del partido y creo que es un gesto que le honra, y es compatible con lo que ella ha venido explicando en relación a que nunca ha ocultado esas reuniones, y que están extractadas, y por lo tanto no reconoce el contenido de las mismas", ha recalcado Casado.

Con la dimisión de Cospedal, Casado señala que cumple con su compromiso con los afiliados y votantes de que "el PP sea el partido más transparente, más ejemplar y que más explicaciones da". Ha matizado que dan explicaciones incluso cuando las cuestiones "no hay ningún procedimiento judicial abierto".

Casado ha exigido al PSOE que, al igual que ellos han actuado con determinación, decida "cesar" a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, porque tuvo conocimiento "de delitos y de una trama mafiosa en una conversación y sin embargo sigue en su escaño azul".

En este sentido, ha incidido en que ahora le pregunta al PSOE por qué no cesan a Delgado o por qué no les exigen responsabilidades a Borrell, Celaá y Duque ante los casos de "irregularidades" patrimoniales.

Reivindico la poesía en los tiempos

de la usurpación del pensamiento.

Exijo la lírica como antídoto para

las cadenas que pretenden imponer

a nuestro espíritu dormido.