La Antequerana, una empresa del siglo XIX que prepara su aniversario del 8-N

La empresa malagueña de mantecados y polvorones La Antequerana celebra este 2018 su 130 aniversario, recorrido conseguido con una apuesta por la tradición y el buen hacer en los productos que elaboran y que le ha permitido mantenerse en el tiempo.

Antequera

Así lo ha explicado el jefe de Producción de La Antequerana, Guillermo Ramos, que ha detallado las campañas de promoción por la celebración del aniversario y la historia de la marca, que ha superado guerras y crisis económicas.

Para conmemorar esos 130 años la empresa ha emitido un envase metálico en edición limitada que se venderá con tres surtidos diferentes. "Recogemos a modo de leyenda en el envase que la población española en 1888 era de 4 millones y medio de personas, pues contando con Cuba, con Filipinas y tal. Estas cosas que son curiosas que a veces ni nos creemos", ha apuntado Ramos.

Además, ha señalado que ofrecerán durante un día --concretamente el 8 de noviembre, fecha establecida como cumpleaños-- la venta de mantecados dobles de canela a su precio original en 1888: una peseta y media.

Ese día se aceptará como pago de cada kilo de esa variedad de mantecados una peseta y media, teniendo que llevar el cliente esa cantidad justa. Se ofrecerá esta promoción durante toda la jornada en la tienda y cafetería de calle Merecillas de Antequera (Málaga) hasta alcanzar los 500 kilos.

Con estas dos acciones la empresa conmmemora un recorrido que comenzó en 1888, cuando Manuel Avilés Giráldez funda La Antequerana. "Lo que tenía en principio eran las tiendas tipo colmado donde se vendía de todo un poco; vendía materias primas para hacer los mantecados. A raíz de esas materias primas se empieza a desarrollar la propia industria del mantecado que había empezado en Antequera", ha recordado Ramos.

De aquí surge el negocio y pasa de padres a hijos y nietas hasta la actualidad. "Desde entonces somos igualmente sucesores de Manuel Avilés y sigue manteniendo su tradición y su saber hacer desde entonces", ha resaltado el Jefe de Producción.

Sin embargo, los últimos años se han vivido en la empresa "con bastante intensidad", porque la crisis económica "obligó a tener que vender la compañía, porque dimos el salto en el año 2008 a unas instalaciones nuevas aquí en el parque empresarial de Antequera -se hizo una fábrica muy moderna, con la última tecnología que había-- sin olvidar nuestras raíces, nuestro saber hacer y cariño puestos en el producto", ha relatado.

"Y bueno, es verdad que tanto la crisis bancaria como la crisis mercantil comprimió la compañía bastante y tuvo que sobrevivir como a cualquier otra guerra y replegarse y aguantar el chaparrón hasta que en 2012 llegó la oportunidad de poder venderla a un grupo más grande y seguimos con la misma filosofía y trabajando de la misma manera", ha continuado Ramos.

En este sentido ha apuntado que "hay un punto en el que la empresa deja de ser tuya para convertirse en una institución de la ciudad y por ese motivo la lucha que emprende para salvarla es quizá más titánica. Al final la solución para superar tantas crisis y tantas historias que ha habido son toda la misma; es decir, mantener la calidad del producto, mantener la mejor manera de hacerlo y mantenernos fieles a nuestros clientes y proveedores".

"Al final se ha logrado superar esas crisis con un gran equipo humano porque aquí hay gente que lleva trabajando más de treinta años en la propia fábrica", ha señalado.

La Antequerana se encuentra actualmente preparando su campaña navideña, donde concentra la mayor parte de su actividad. "El día a día ahora es bastante acelerado porque empezamos a las seis de la mañana que llegan los primeros compañeros y terminamos a las 7-8 de la tarde terminando pedidos, envasando y preparando todos los encargos que hacen los clientes. Son fechas bastante frenéticas", ha detallado Ramos.

La empresa tiene presencia en todas las provincias de Andalucía, en Madrid y Barcelona, y además este año ha exportado a Panamá y Suiza. "No tenemos una gran producción, porque no es nuestro nicho de mercado. Tenemos una producción más especializada, con más de cuarenta variedades diferentes en torno al mantecado, los polvorones y especialidades", ha destacado.

Reivindico la poesía en los tiempos

de la usurpación del pensamiento.

Exijo la lírica como antídoto para

las cadenas que pretenden imponer

a nuestro espíritu dormido.