Sergio García conquista su tercera victoria en el Andalucía Valderrama Masters

El golfista español Sergio García supo aguantar su ventaja y culminó este lunes su victoria por segundo año consecutivo en el Andalucía Valderrama Masters, torneo de la Carrera a Dubai del Circuito Europeo que se vio obligado a terminarse un día después de lo previsto por las inclemencias del tiempo.

Golf

La climatología ha sido la gran protagonista de la cita en el mítico y tampoco dio tregua el domingo con una tormenta eléctrica que apenas dejó comenzar la tercera y definitiva ronda a la que había quedado reducido el evento, secundada por la lluvia que impidió que ningún jugador terminase su participación y se acordase la suspensión definitiva.

Sergio García, cuya Fundación apadrina este torneo, se fue a dormir con el liderato que alcanzó el sábado con su récord en San Roque (64 golpes), pero tras completar únicamente siete hoyos y con un resultado provisional de -10, tenía a un enrachado Lee Westwood, que había amasado amasó cuatro "birdies", a tres golpes, y al irlandés Shane Lowry y al madrileño Gonzalo Fernández-Castaño a uno más.

Pero el de Borriol no dudó en la captura de su triplete en cuatro años en Valderrama y no flojeó en la reanudación de este lunes pese a los esfuerzos de Lowry, el único que le presionó, pero sin éxito. El hombre récord de la Ryder Cup firmó "birdies" en los hoyos 10, 14 y 17, más un "bogey" en el 13, y unió la de este 2018 a las victorias del año pasado y de 2011.

García acabó con -12, con cuatro golpes de ventaja sobre un Lowry que no encontró premio a su carrusel de "birdies" de la tercera ronda (7), principalmente por su "doble-bogey" en el 15 que finiquitó sus opciones de remontada después de haberse puesto a un golpe del castellonense tras embocar tres "birdies" seguidos.

El veterano Westwood y Fernández-Castaño, castigado por un demoledor "triple-bogey" en el 11, también se quedaron fuera de la lucha y concluyeron a ocho impactos del ganador.

Reivindico la poesía en los tiempos

de la usurpación del pensamiento.

Exijo la lírica como antídoto para

las cadenas que pretenden imponer

a nuestro espíritu dormido.