El Trofeo Ciudad de Málaga se celebra este fin de semana en el Guadalhorce

El Trofeo de Golf Ciudad de Málaga se celebra en las instalaciones del Real Club Guadalhorce Golf, según han presentado la edil de Deporte, Elisa Pérez de Siles, y el vicepresidente del Guadalhorce Club de Golf, Ángel Gancedo.

Guadalhorce

Esta competición deportiva está organizada en las últimas seis ediciones por el Guadalhorce Club de Golf y cuenta con el patrocinio del Área de Deporte del Ayuntamiento de Málaga.

La modalidad será de Individual Stableford con diversas categorías.El precio de inscripción de será de 15 euros para las personas que sean socias del club y de 50 euros para el resto de deportistas.

Los tres primeros clasificados en cada categoría recibirán un trofeo, así como el premio Scratch, entre otros. En el transcurso de la celebración del torneo y a lo largo del recorrido habrá una degustación de Coca-Cola, cerveza San Miguel, fruta y agua. Además, todos los participantes recibirán un pack de regalo a la salida, que incluye un polo conmemorativo del Trofeo "Ciudad de Málaga".

En esta competición, que se ha ido consolidando a largo de sus últimas ediciones, se espera que participen alrededor de 400 personas. El Trofeo de Golf "Ciudad de Málaga" fue creado en el año 1997 por Ayuntamiento de Málaga con el objetivo de ofrecer a los miles de aficionados al golf de la ciudad la posibilidad de participar en un torneo local y de carácter abierto.

El Ayuntamiento de Málaga, a través del Área de Deporte, sigue apostando por que esta y otras disciplinas deportivas tengan una papel cada día más relevante en la vida del municipio.

Por último, han incidido en que sigue siendo constante la apuesta municipal para celebrar todo tipo de acontecimientos deportivos en la ciudad, tanto aquellas competiciones de carácter nacional e internacional que señalen a Málaga como un punto referencial como aquellas citas que fomenten y beneficien al deporte base.

Reivindico la poesía en los tiempos

de la usurpación del pensamiento.

Exijo la lírica como antídoto para

las cadenas que pretenden imponer

a nuestro espíritu dormido.