El exalcalde socialista de Vélez Antonio Souvirón, candidato independiente

El exalcalde socialista de Vélez-Málaga Antonio Souviron ha sido nombrado candidato a la Alcaldía para las próximas elecciones municipales por el partido independiente 'Por Mi Pueblo'.

Política

El comité de la agrupación "Por Mi Pueblo" de Vélez-Málaga ha apoyado la decisión por unanimidad. Souviron ha agradecido el nombramiento y la confianza depositada en él, añadiendo que está "orgulloso de pertenecer a un partido formado por vecinos comprometidos con su municipio, movidos por un interés común y con vocación de servicio público".

Así, ha explicado que pese a haber formado parte del PSOE desde 1981, abandonó la militancia porque está "ya cansado de justificar lo injustificable". "Cuando pones de manifiesto necesidades a estos partidos grandes, te vuelves incómodo para ellos. Prefiero ser libre para poder opinar y actuar de acuerdo a las necesidades de mis convecinos", ha agregado.

El candidato ha manifestado que su objetivo será "trabajar y poner toda su experiencia para hacer política y gestionar para todos los veleños, los de Chilches, Benajarafe, Valle-Niza, Cajiz, Almayate, Vélez-Málaga, Torre del Mar, Caleta de Vélez, Mezquitilla, Lagos y Triana".

Durante la reunión del comité, se confirmaron los cargos de María del Carmen Fernández como coordinadora de la agrupación y Diego Rico como vicecoordinador. Además, Emilio Melgares fue nombrado secretario de organización de la agrupación.

Fernández ha apuntado que en Vélez-Málaga "se han creado ciudadanos de primera, de segunda y hasta de tercera, tanto en lo económico como en lo social, independientemente de la pedanía en la que viva". La creación de empleo es uno de los principales objetivos de "Por mi pueblo", además de defender "un proyecto de ciudad inclusivo, que cree riqueza en el municipio y que devuelva la ilusión a los vecinos".

Reivindico la poesía en los tiempos

de la usurpación del pensamiento.

Exijo la lírica como antídoto para

las cadenas que pretenden imponer

a nuestro espíritu dormido.