Machín: ''Mayoral es un jugador que apetece''

El entrenador del Sevilla, Pablo Machín, valoró la posible llegada del delantero del Real Madrid Borja Mayoral al conjunto hispalense, considerándole "un jugador que apetece".

Fútbol

"Yo con Mariano no hablé, pero tengo constancia de que estaba ilusionado por venir. Yo no suelo hablar con los futbolistas, de eso se encargan otros. El jugador que venga va a ser un muy buen futbolista, así que vamos a estar contentos", declaró Machín en la rueda de prensa previa a la vuelta frente al Sigma Olomouc.

"Desde el Sevilla ya se reconoció que estábamos interesados en él, que era apetecible y que también podía pasar eso con el Real Madrid. Teníamos que intentarlo y asumir ese riesgo porque aspiramos a lo más alto que podemos", continuó el técnico, que ya adelantó cómo se va a "mover todo" en las últimas horas del mercado.

El dominicano parece haber cambiado de opinión sobre el equipo andaluz, aunque su presumible llegada al Real Madrid abre la posibilidad de que sea Borja Mayoral quien acabe en el Sevilla. "Mayoral me gusta, no tiene la experiencia que puedan tener otros, pero es un jugador que apetece", confesó.

Su fichaje por el equipo andaluz no le aseguraría tener minutos con Pablo Machín, quien solo da oportunidades a quienes lo "demuestran y entrenan bien". Sin embargo, las habituales rotaciones del extécnico del Girona hacen "muy difícil que haya algún jugador sin posibilidades".

Además, el técnico soriano dejó caer algunas incorporaciones más, un número de refuerzos que variarán según lo que el "mercado ofrece", pero que seguro "mejorarán lo que hay". Esto puede generar una 'superpoblación' de la plantilla, sobre todo en un ataque que puede contener a cuatro o más puntas.

"Creo que el delantero centro claro es André Silva por sus condiciones. El resto puede adaptarse bien porque Muriel parece rendir un poco más por detrás y Ben Yedder es un goleador si el equipo le permite estar en su hábitat. El entrenador no debe cerrarse a un esquema estricto", argumentó.

El Sevilla afronta su último reto antes de hacerse un hueco en la fase de grupos de la Liga Europa, un partido frente al Sigma Olomouc sin "margen de error" y donde la clasificación es necesaria para no tener por delante una "temporada complicada". "Necesitamos estar todos, el cuerpo técnico, los futbolistas y diría que también la afición, pensando solo en que este es el partido", recomendó.

Sobre el Olomouc, Machín le consideró un "rival peligroso" porque afrontarán este duelo en el Sánchez Pizjuán como si fuera "su partido del año". El técnico también pidió a sus jugadores que "todo el empeño" esté en la clasificación y les advirtió sobre creerse "más de lo que está hecho", porque de este modo pasarán "dificultades".

De esta manera, el soriano busca evitar cualquier posible distracción de su equipo, sobre todo cuando dentro de solo cuatro días afrontan el derbi andaluz en el Benito Villamarín. "Me lo comentan, pero les digo lo mismo. Vamos a ganar el jueves, porque si no tendremos una temporada complicada", resaltó.

"Es necesario, para un equipo con la historia del Sevilla, seguir sintiendo esas noches entre semana. En lo siguiente no pierdo energía porque ya tendremos tiempo de hablar de ello", continuó el técnico sevillista, recalcando que el "partido más inminente es el más importante".

Para ese encuentro, el entrenador sevillista acudirá nuevamente a las rotaciones ya que considera "fundamental buscar la frescura" de sus futbolistas. "La idea es que todos tengan ese protagonismo, más aún si seguimos jugando entre semana, para demostrar que tienen el nivel. Al final, en todos los partidos está habiendo cambios y, saque el equipo que saque, podréis considerar que los hay", explicó.

Finalmente, Pablo Machín elogió a su afición, a la que calificó "la mejor de España" pese a no haber tenido un aforo deseado en el Sánchez Pizjuán en este comienzo de temporada. "Vemos que los campos son difíciles de llenar por circunstancias, pero cuando tiene que estar, la del Sevilla siempre está, cantando el himno y apoyando", concluyó.

Reivindico la poesía en los tiempos

de la usurpación del pensamiento.

Exijo la lírica como antídoto para

las cadenas que pretenden imponer

a nuestro espíritu dormido.