Montejaque estrena auditorio para un centenar de personas

El equipamiento, ubicado en la Casa de la Cultura, ha contado con una inversión de 85.000 euros por parte de la Diputación.

Ronda

El municipio malagueño de Montejaque ha estrenado su auditorio en la Casa de la Cultura. Se trata de un equipamiento con capacidad para un centenar de personas en el que la Diputación de Málaga ha invertido 85.000 euros con cargo al Plan de Inversiones Financieramente Sostenibles del año 2016.

Esta inversión ha servido para conectar varias salas de la Casa de la Cultura y acondicionar e insonorizar el espacio resultante, que es completamente accesible al carecer de barreras arquitectónicas y estar equipado con un ascensor. El aseo es también accesible, y dos de los 100 asientos están equipados para personas con movilidad reducida.

Por su parte, el Ayuntamiento de Montejaque ha invertido fondos propios para la instalación de aire acondicionado y equipo audiovisual de última generación, incluyendo una pantalla de proyección de 4x2 metros, según ha informado la Diputación en un comunicado.

En el acto de inauguración celebrado este sábado participaron el presidente de la Diputación de Málaga, Elías Bendodo, y el alcalde de la localidad, Diego Sánchez. Los responsables institucionales, que ya visitaron las obras del auditorio a finales del mes de mayo, recordaron que el equipamiento servirá para dinamizar la vida cultural y social del municipio con la celebración de eventos culturales.

Así, podrán organizarse conciertos, representaciones teatrales y proyecciones de cine, además de cursos y seminarios, ya que todos los asientos están equipados con mesas. Al igual que la propia casa de la Cultura, el auditorio estará a disposición de las asociaciones vecinales de la localidad.

Otra inversión de la Diputación en Montejaque, en este caso, de más de 82.000 euros con cargo al Plan Provincial de Asistencia y Cooperación de 2017, se ha destinado a la renovación del alcantarillado y el saneamiento de la calle Picasso del municipio. Las obras ya están en marcha y está previsto que finalicen en un plazo de dos meses.

Reivindico la poesía en los tiempos

de la usurpación del pensamiento.

Exijo la lírica como antídoto para

las cadenas que pretenden imponer

a nuestro espíritu dormido.