La revista Litoral invoca el poder de la risa e invita a los lectores a la carcajada

El número 265 de la revista Litoral busca en el humor los destellos de la vida. 'Humor.Arte y literatura' invoca el poder de la risa e invita a sus lectores a la carcajada continua sin renunciar a la reflexión.

Cultura

Para ello, se alía con la ironía, la sátira, el absurdo y el ingenio, armas en las que un sinfín de creadores se ha refugiado, desde la antigüedad hasta el presente para encontrarle sentido a la vida.

"Litoral" en su nuevo número emprende un viaje indomable hacia la alegría, en el que pensadores, escritores, poetas, humoristas gráficos, cómicos, payasos y pintores serían los pasajeros, según han precisado a través de un comunicado, en el que han señalado que estas páginas quieren ser en su conjunto "un homenaje a todos esos seres fascinantes que han sido capaces de hacernos flexionar los diecisiete músculos de la cara y reflexionar sobre la vida", explica en su editorial el director de la revista.

Esta edición, de la que han sido responsables Antonio Lafarque y Lorenzo Saval, se contagia del espíritu de los hermanos Marx, Charles Chaplin o Buster Keaton, a la vez que tiene presente el humor literario.

El recorrido parte de Herodoto y continúa hasta llegar a Cervantes y El Quijote, El Lazarillo de Tormes, Lope de Vega, Góngora, Quevedo, Ramón Gómez de la Serna y la generación cómica del 27, los surrealistas franceses, los creadores y artistas de las revistas satíricas españolas o los poetas más actuales.

Asimismo, de forma paralela cobra vida una galería artística en la que el humor gráfico se alterna con las creaciones de primeras figuras de la historia del arte de distintas épocas, como Velázquez, Picasso, Maurizio Cattelan, José Gutiérrez Solana, Paul Klee, Salvador Dalí, Equipo Crónica, Joan Brossa, Eric Fischl o Eduardo Arroyo.

Por otro lado, la antesala de esta ceremonia literaria y artística de casi 300 páginas se abraza a la escritura de Felipe Benítez Reyes, que insiste en que el humor "no sólo sirve para hacer reír, sino que también resulta indispensable para interpretar la condición humana desde el rigor del realismo".

Su análisis introductorio, titulado "La tensión de la risa floja", va "más allá del tremendismo y del mero chiste y sucumbe ante el doble filo del humorismo y su convivencia fronteriza con la tristeza y el mal humor", han explicado.

"Una risa viene a ser el resumen de nuestro estupor o de nuestro júbilo ante la vida, aunque, paradójicamente, no tengamos ningún motivo para reírnos", sostiene el escritor.

COLABORADORES

En cuanto a las colaboraciones, Benítez Reyes abre una nómina de colaboradores "de lujo" de la que también forman parte el dibujante Ángel Idígoras, los cómicos Pepe Viyuela y Paco Mir (Tricicle), los poetas Luis Alberto de Cuenca, María Navarro y Javier Salvago, el crítico de cine Carlos F.Heredero, el periodista Juan José Téllez o el experto en humor Juan García Cerrada, entre otros muchos.

Así, en la primera mitad de este volumen, Carlos García Gual se ocupa de la literatura griega y romana; la investigadora Jannine Montauban aborda la picaresca; y el escritor Enrique Gallud Jardiel se acerca a la facción cómica de la Generación del 27 de la que formó parte su abuelo Enrique Jardiel Poncela.

También el poeta y catedrático Antonio Jiménez Millán se adentra en el humor surrealista; o el escritor y periodista cultural Guillermo Busutil echa mano de imprescindibles fuentes literarias en un trabajo titulado La risa son los otros.

Además, más adelante, el experto en humor gráfico Luis Conde Martín recorre 150 años de revistas satíricas españolas, mientras que el escritor Alfredo Taján se aferra al humor negro, la conservadora jefe de Pintura Moderna del Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Paloma Alarcó, toma como referencia la ironía en las obras de Paul Klee y Picasso, o la eterna mitad de Gomaespuma, Juan Luis Cano.

"HUMORAL" RIMA CON LITORAL

Por otro lado, han detallado que como novedad puntual, este número rima en su interior con el suplemento de humor líquido Humoral, coordinado por el periodista Cristóbal González Montilla.

Se trata de una pequeña revista que, dentro de otra revista, ofrece un sugerente contenedor con viñetas y variadas muestras de humor gráfico. De este modo, "Litoral" se reencuentra con el vínculo que antaño mantuvo con importantes humoristas gráficos y, al mismo tiempo, le rinde tributo a todo un oficio.

A esa historia del humor gráfico en España que han venido dibujando desde Castelao, Bagaria, Tono, Mihura, Gila, Chumy Chúmez, Summers y Mingote hasta Máximo, Forges, Mena, Ramón, Vázquez de Sola, Serafín, Perich, Núria Pompeia, Fernando Krahn, Gin, Cesc, Olmo, Elgar, Gallego&Rey, El Roto, Idígoras y Pachi, Peridis o Martínmorales.

La mayoría de estas firmas, y otras muchas, como las de Ricardo, Eneko, Caín, Kim, Fer, Ventura, López Rubiño, Sir Cámara, JL Martín, Mauro Entrialgo, Calpurnio, Esteban, Puebla, Max o JM Nieto, salpican al monográfico en su conjunto o se apoderan íntegramente del propio Humoral para desplegar una nómina de medio centenar de autores.

Desde viñetas ya publicadas a ilustraciones para exposiciones o tiras inéditas conforman esta selección, "que no ha seguido más premisa que la de priorizar el reflejo de la cultura en el humor gráfico, sin perder de vista a la sátira política y la vigente hegemonía de las nuevas tecnologías", han detallado.

Asimismo, antes de que este itinerario se encamine hacia su recta final, la variedad de los contenidos queda patente con la poesía que derrama la sección "Riéndose de sí mismo".


La revista "Litoral" es una de las publicaciones periódicas más longevas y emblemáticas dentro de los movimientos literarios y artísticos del mundo hispánico. Fue fundada en 1926 por los poetas malagueños Emilio Prados y Manuel Altolaguirre.

En las nueve entregas de su primera época colaboran Pablo Picasso y Juan Gris, entre otros. En la colección de Suplementos de la revista publican sus primeros libros Rafael Alberti, Luis Cernuda, Vicente Aleixandre, José Bergamín, Federico García Lorca y otros poetas de la Generación del 27.

Este hito editorial la hace única en el panorama literario español. Tras una fugaz etapa en México capitaneada en 1944 por sus fundadores y otros exiliados españoles, la publicación reaparece en tierras malagueñas en 1968 de la mano de José María Amado.

Desde entonces, ha desarrollado una ininterrumpida labor cultural que la ha hecho merecedora de las Medallas de Oro de Málaga y Andalucía, el Premio al Fomento de la Lectura y la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, que concede el Gobierno de España. En la actualidad, Litoral es dirigida por Lorenzo Saval con la complicidad de María José Amado.

Reivindico la poesía en los tiempos

de la usurpación del pensamiento.

Exijo la lírica como antídoto para

las cadenas que pretenden imponer

a nuestro espíritu dormido.