Las comunidades de propietarios cierran 2017 con un 4% menos de deuda

La deuda estimada alcanza los 57,8 millones de euros, 2,6 menos que en diciembre de 2016.

Málaga

El ritmo del descenso sigue atenuándose como ya sucediera en 2016. En la actualidad, el 38 por ciento de las comunidades de propietarios tienen morosos, y el siete por ciento del total cuenta con un banco propietario de algún inmueble con deuda en la comunidad de propietarios.

Pese al descenso, son cifras que "aún deben bajar más porque condiciona el día a día de muchas comunidades de propietarios, y generan tensiones entre los propios vecinos", ha dicho el presidente del Colegio de Administradores de Fincas de Málaga y Melilla, Fernando Pastor.

La morosidad bancaria se redujo un siete por ciento en el año 2017, tres puntos más que en el conjunto andaluz donde la bajada fue del cuatro por ciento. Sin embargo, los datos reflejan una desaceleración de este índice que supone un montante total del 19,13 por ciento de las deudas de las comunidades de propietarios.

La mejora de la situación económica está provocando que cada vez sean menos los propietarios que no abonen sus cuotas por dificultades de liquidez. Por el contrario, dentro de este capítulo, asciende hasta el 42 por ciento el porcentaje de propietarios que optan por no pagar como una decisión voluntaria sin una justificación lógica. Además, se incluyen los morosos que están ausentes por diversos motivos.

NUEVA LEY DE PROPIEDAD HORIZONTAL

Con motivo del Congreso Nacional de Administradores de Fincas, celebrado en Madrid este pasado fin de semana, el Consejo General ha presentado la propuesta de reforma de Ley de Propiedad Horizontal. "Es necesario abordar este cambio de forma inminente ya que posibilitará una mayor agilidad en los pagos y además simplificará la gestión de las comunidades a los propietarios y a los propios administradores de fincas", según ha indicado el vicepresidente del Colegio de Administradores de Fincas de Málaga y Melilla, Luis Camuña.

La propuesta para la aprobación de una nueva Ley de Propiedad Horizontal establece, para combatir la morosidad en las comunidades de propietarios, que se podrán establecer medidas frente a la morosidad tales como el establecimiento de intereses superiores al interés legal del dinero en el tiempo en que un propietario sea moroso, siempre que no sean abusivas o desproporcionadas.

También se propone que se reclame al adquirente de un inmueble el importe adeudado por morosidad de todos los gastos comunes y del fondo de reserva que correspondan a la parte vencida del año en curso y a los cuatro años naturales inmediatamente anteriores a su transmisión del inmueble.

El comprador de un inmueble debe de exigir al vendedor el certificado de deudas con la comunidad de propietarios. Si el comprador renuncia a ello, implicará que en el caso de existencia de deudas comunitarias la responsabilidad del pago corresponderá a vendedor y comprador, y alcanzaría el total de la deuda anterior a la fecha de la transmisión del inmueble.

La democracia es algo muy frágil. Se vocifera en alta voz y aparece en multitud de pancartas, pero es frágil, mucho. Sus dinamiteros han estado siempre fuera y dentro de ella, y hoy quiero dejar esto de manifiesto, con toda su verdad, con toda su crudeza.