UGT no cierra la puerta a la negociación y espera que la patronal hotelera recapacite

El secretario general de Hostelería y Turismo de UGT en Andalucía, Sergio de Oses, no ha cerrado la puerta a que continúe la negociación del convenio colectivo de hostelería y ha confiado en que la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos) recapacite. 

Turismo

El futuro del sector pasa por "reconocer y remunerar el esfuerzo de los trabajadores" y por "priorizar la calidad como referencia" en la Costa del Sol; además de mantener, ha dicho, la paz social.

En este sentido, De Oses ha reclamado que haya un trabajo continuo y conjunto de los empresarios y sindicatos en el día a día "para ir analizando la evolución del convenio y evitar que cada cuatro años nos sentemos unos frente a otros como desconocidos".

El responsable de Hostelería de UGT ha lamentado que Aehcos haya querido "vender" que han retirado gran parte de sus propuestas en la mesa de negociación: "Eran derechos que ya están recogidos en el actual convenio y que bajo ningún concepto se van a perder".

Ha recordado que Aehcos, con su plataforma, "pretendía ir más allá del Estatuto de los Trabajadores por lo que la retirada de algunas de sus incomprensibles e injustas propuestas no puede ser visto como un gesto de buena voluntad".

"Pretenden además vender sus regresivas propuestas como beneficiosas para los trabajadores y yo no veo qué ventajas tiene para el trabajador acumular descansos o perder la compensación por incapacidad temporal. Eso es empeorar las condiciones laborales", ha sostenido.

Sobre la petición de fijar los turnos con dos semanas de antelación en vez de cuatro, como dice el convenio actual, ha ironizado: "Siempre pensando en ayudar a los trabajadores a la hora de la conciliación de la vida familiar y laboral".

También se ha referido De Oses a los ascensos de los ayudantes a los tres años, "algo que está recogido en el actual convenio y que se hizo porque era la única forma para que los trabajadores cobraran según las funciones que real y diariamente desempeñan, pero los empresarios quieren anular esto".

"Aducen que deben ser ellos los que decidan quien vale o no, pero quién vale y quién no a la hora de pagar, pero para realizar las tareas no tienen inconveniente en que las desempeñen", ha lamentado, añadiendo que se han "inventado un sistema en el que el trabajador tiene siempre la espada de Damocles sobre sí y es obligado a formarse aun sin garantías de que esa formación repercuta ni en su contrato ni mucho menos en su salario".

Sergio de Oses ha recordado que en estos años de crisis económica los trabajadores se han visto afectados por expedientes de regulación de empleo, definitivos o temporales; ha habido descuelgues de convenio, se han realizado novaciones de contratos de fijo a fijo discontinuo, se han acumulado las vacaciones y los festivos en temporada baja, ha habido despidos, etcétera.

"Es lamentable que pretendan justificar la externalizacion, la explotación laboral y la precariedad como base del sector", ha manifestado, defendiendo tanto la creación de empleo como la calidad del mismo.

La democracia es algo muy frágil. Se vocifera en alta voz y aparece en multitud de pancartas, pero es frágil, mucho. Sus dinamiteros han estado siempre fuera y dentro de ella, y hoy quiero dejar esto de manifiesto, con toda su verdad, con toda su crudeza.