Declara como investigado el director del CAC Málaga por los mosaicos de Invader

El Juzgado de Instrucción número 6 de Málaga ha tomado declaración como investigado este lunes al director del Centro de Arte Contemporáneo (CAC) Málaga, Fernando Francés, en las diligencias abiertas a raíz de la querella de la Fiscalía por los mosaicos del artista Invader colocados en edificios de la capital integrados como Bien de Interés Cultural (BIC). El investigado ha negado los hechos.

Juzgados

Francés, que no ha querido hacer declaraciones a los medios de comunicación, ha estado declarando cerca de una hora. Su defensa ha asegurado que "ha negado los hechos", que se está a la espera de que se practiquen nuevas investigaciones en esta causa y que considera que se trata más de un tema de competencia administrativa que de orden penal.

El juzgado al que le ha correspondido la querella presentada por la Fiscalía por un presunto delito contra el patrimonio histórico artístico abrió diligencias previas y acordó citar al director del CAC Málaga como investigado este lunes, mismo día en el que estaba prevista la comparecencia de agentes del Seprona, un policía local y otros testigos.

La Fiscalía de Medio Ambiente presentó una querella, tras investigaciones de la Guardia Civil, contra el artista Invader y Francés en relación con la colocación de 15 mosaicos a finales de mayo de 2017 en calles y fachadas de edificios, entre ellas la del Palacio Episcopal y la del de Salinas, "sin consentimiento de los titulares" y que están catalogados como BIC.

El fiscal entendía que, presuntamente, el artista vino por invitación y previo concierto con el director del CAC. De hecho, la investigación inicial apunta a la supuesta intervención de éste porque esa pinacoteca, presuntamente "por orden de su responsable", remitió solicitudes de autorización para dicha actuación a diversos propietarios de edificios; peticiones que tuvieron en su mayoría respuesta negativa, aunque se colocaron los mosaicos.

Además de las citaciones, el juzgado también instó a la Guardia Civil a seguir la investigación para la "plena identificación del querellado conocido como Invader" y a que la Policía Local "de modo urgente" respondiera a la solicitud realizada por los investigadores respecto de las grabaciones que puedan existir en relación con estos hechos.

Asimismo, el juez acordó en su resolución que se tomara declaración como testigos a los perjudicados, para lo que se fijó el pasado día 7 de junio; requiriéndoles para que aportaran presupuestos o facturas de posibles perjuicios. De hecho, varios representantes o titulares de edificios afectados acudieron al juzgado para ello.

También instó en su momento a que técnicos de la Delegación de Cultura de la Junta realizaran diferentes informes sobre la consideración del centro histórico como BIC, la legislación y el grado de protección; y sobre la catalogación como tal, en la categoría de monumentos, del Palacio Episcopal y el de Salinas; así como que se tasen pericialmente los daños causados y el coste de restauración de los distintos inmuebles.

La Fiscalía ya explicaba en su querella que el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía acordó la inscripción del centro de la ciudad en el Catálogo General del Patrimonio Histórico de Interés Cultural con la tipología de conjunto histórico, contando con un plan especial de protección y reforma. Además, apuntaba que los dos palacios están inscritos en dicho catálogo general como monumentos.

La democracia es algo muy frágil. Se vocifera en alta voz y aparece en multitud de pancartas, pero es frágil, mucho. Sus dinamiteros han estado siempre fuera y dentro de ella, y hoy quiero dejar esto de manifiesto, con toda su verdad, con toda su crudeza.