El acusado de matar a tiros a un hombre por encargo en Mijas niega los hechos

El acusado de supuestamente acabar con la vida de un hombre a tiros en Mijas, tras recibir el encargo de hacerlo, ha negado los hechos y ha asegurado que aquella mañana "estaba en la cama con resaca y una prostituta".

Costa del Sol

Un jurado popular ha comenzado el juicio a este hombre, de nacionalidad irlandesa, para el que el fiscal pide prisión permanente revisable por un delito de asesinato, ya que supuestamente fue hasta la casa del otro hombre, de la misma nacionalidad, esperó a que llegara y le disparó hasta 15 veces, tras lo que le persiguió y dio supuestamente otros dos tiros más que acabaron con su vida.

Según las conclusiones iniciales de la Fiscalía de Málaga, a las que tuvo acceso Europa Press, por inteligencia policial "se tuvo conocimiento de que la muerte de la víctima se sitúa en el contexto de un enfrentamiento entre organizaciones de carácter criminal que operan a nivel internacional, dedicadas entre otras actividades delictivas al tráfico de drogas, y que ha causado varias muertes tanto en España como en el extranjero".

El procesado ha dicho que conocía a la víctima de entrenar en un gimnasio de boxeo, pero no eran grandes amigos y ha negado tener relación con una organización criminal con vínculos familiares; "no trabajo ni soy miembro", ha asegurado, apuntando que se dedicaba a viajar por el mundo, contrataba mesas en clubes y fletaba barcos para clientes, pero no lo declaraba.

Un par de días antes de los hechos, que ocurrieron el 24 de septiembre de 2015, había regresado a España para una boda, pero ha asegurado que esa mañana "estaba en la cama con resaca y una prostituta", a la que no conocía para poder dar su nombre. "Niego haber matado a la víctima ni ir a su domicilio", ha manifestado el acusado en el juicio, que se celebra con un fuerte dispositivo policial en la sala de vistas.

Según las conclusiones iniciales del fiscal, el acusado recibió el encargo de una persona desconocida de matar a la víctima, de 30 años, para lo que fue al domicilio de ésta junto a otra u otras personas desconocidas; y mientras que éstas esperaban en el coche, supuestamente robado el día anterior, el procesado entró en el recinto residencial donde tenía la vivienda el otro hombre, llevando dos armas de fuego y esperó en el aparcamiento.

Cuando el hombre llegó a su vehículo, señala el escrito provisional de acusación, el acusado, que se había puesto un pasamontañas para evitar ser reconocido, supuestamente lo abordó "de forma sorpresiva y comenzó a disparar sobre el mismo". La víctima logró huir hacia otra zona, pero el procesado lo persiguió llegando a realizar más de 15 disparos.

Tras darle alcance, sostiene el fiscal en su calificación, el acusado, "evitando cualquier posibilidad de defensa" por parte del hombre, que estaba en el suelo casi inmóvil como consecuencia de los impactos recibidos, "le efectuó dos disparos a corta distancia que impactaron en su cabeza, causándole la muerte de inmediato".

Según la acusación pública, el acusado se dio a la fuga y fue recogido por el coche que esperaba en el exterior, para poco después intentar incendiar el vehículo para eliminar cualquier rastro; aunque no lo logró porque intervinieron terceras personas que apagaron las llamas.

El fiscal sostiene que el acusado sería supuestamente miembro de una de las organizaciones criminales en enfrentamiento y tenía un elevado nivel de vida en España, disfrutando de viviendas de lujo, coches de alta gama e incluso adquiriendo una embarcación por un precio de 100.000 euros, "pese a carecer de trabajo o medios de vida conocidos".

Además de la prisión permanente revisable, el ministerio público solicita tres años de prisión por un delito de tenencia ilícita de armas, ya que le fue intervenida en su domicilio una pistola y un cargador. La defensa, por su parte, pide la absolución.

La democracia es algo muy frágil. Se vocifera en alta voz y aparece en multitud de pancartas, pero es frágil, mucho. Sus dinamiteros han estado siempre fuera y dentro de ella, y hoy quiero dejar esto de manifiesto, con toda su verdad, con toda su crudeza.