El CAL acoge la presentación del libro 'Abbás ibn Firmás, el sabio de Al-Ándalus'

La Consejería de Cultura, a través del Centro Andaluz de las Letras (CAL), prosigue celebrando el ciclo literario 'Palabras sin fronteras"'con la presentación del libro 'Abbás ibn Firmás, el sabio de Al-Ándalus' de Antonio Acedo del Olmo.

Libros

La cita literaria, que tendrá lugar este jueves a las 19.30 horas en la sede del CAL, contará con la presencia de Mayte Acedo, docente y miembro de la Asociación para la Enseñanza de la Astronomía, y José Manuel Dorado, director de la editorial La Serranía.

La palabra, que a menudo se ha convertido en un abismo, debe ser un puente para que las personas y los pueblos lleguen a entenderse. Bajo ese propósito, en tiempos en los que lo local y lo global se dan la mano, surge el ciclo "Palabras sin fronteras" con que el Centro Andaluz de las Letras pretende subrayar la necesidad ineludible de convivir y conocer culturas diferentes con el propósito de intercambiar emociones y utopías, según han recordado desde la Junta a través de un comunicado.

Durante la actividad, Antonio Acedo del Olmo se centrará en la figura del rondeño-andalusí Abbás Ibn Firnás, uno de los personajes más importantes y fascinantes del siglo IX. Residió la mayor parte de su vida en la Córdoba de los omeyas, donde trabajó al servicio de los emires independientes al-Hakam I (796-822), "Abd al-Rahmán II (822-852) y Muhammad I (852-886).

Hombre con una inteligencia excepcional, enorme capacidad de trabajo y dotado de un espíritu que recuerda al de los genios del Renacimiento italiano, Ibn Firnás fue el primero en al-Ándalus en utilizar las complejas tablas astronómicas de Sind Hind y en desarrollar la industria del vidrio a partir del mineral; el primero en descifrar las reglas de prosodia del filósofo Alhalil y en construir una esfera armilar andalusí o astrolabio esférico; también construyó un reloj anafórico de gran precisión llamado Al-Maqata y el primer planetario mecánico de la historia.

Ibn Firnás elaboró diseños aeronáuticos seiscientos años antes que Leonardo da Vinci y realizó el primer intento de vuelo basado en sus investigaciones. La comunidad científica e histórica internacional reconoce que ha pasado a la historia de la aviación como el primer ser humano en realizar un vuelo, aunque su artilugio no fuera impulsado por un motor.

Reivindico la poesía en los tiempos

de la usurpación del pensamiento.

Exijo la lírica como antídoto para

las cadenas que pretenden imponer

a nuestro espíritu dormido.