La Junta ultima la tramitación de la primera fase del Puerto Seco de Antequera

El consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López, ha anunciado este miércoles en el Parlamento andaluz que la primera fase del Puerto Seco de Antequera se encuentra ya en la fase final de su tramitación. 

Agencias

López, que ha comparecido en la comisión parlamentaria de Fomento y Vivienda, ha señalado que esta gran área logística de Antequera constará de 334 hectáreas en dos fases, de las cuales la primera ocupará 113 hectáreas que se encuentran ya en la etapa final de su desarrollo, con una previsión de licitación de obras para finales de este año.

Así, ha explicado que el plan especial y el proyecto de urbanización se prevé estén ya aprobados durante el segundo semestre de este año, con el objetivo de poder licitar los trabajos de esa primera fase a finales de año, "cumpliendo el compromiso de la Consejería que ha presupuestado para este año tres millones de euros" para las obras.

El titular andaluz de Fomento y Vivienda ha destacado "el carácter modélico de esta iniciativa en la que concurren la iniciativa pública y privada y que supondrá avanzar en la conversión de Andalucía en la gran plataforma logística del sur de Europa". Para ello, López ha reclamado al Gobierno estatal el desarrollo de los corredores ferroviarios necesarios para impulsar el sector logístico y potenciar estas infraestructuras para el transporte de mercancías.

En este sentido, ha anunciado que en la próxima reunión que mantendrá con el ministro le planteará la necesidad de incrementar las inversiones ferroviarias en Andalucía.

El Puerto Seco de Antequera cuenta con la declaración de Interés Autonómico y se está a la espera de la próxima aprobación definitiva del Plan Especial, que está siendo objeto de diversas subsanaciones que serán recogidas en el documento final a instancias de la Dirección General de Urbanismo de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

Reivindico la poesía en los tiempos

de la usurpación del pensamiento.

Exijo la lírica como antídoto para

las cadenas que pretenden imponer

a nuestro espíritu dormido.