Mónica Randall recibe la Biznaga Ciudad del Paraíso

El Festival de Málaga. Cine en Español reconoce a la actriz por su amplia y destacada trayectoria.

Agencias

La actriz y presentadora Mónica Randall, galardonada en la 21 edición del Festival de Málaga. Cine en Español con la Biznaga Ciudad del Paraíso, ha manifestado este jueves que "el mundo real para un actor es el teatro".

En una entrevista-conversación con el director del Festival de Málaga. Cine en Español, Juan Antonio Vigar, Randall ha agradecido el galardón, que recibirá este jueves en el Teatro Cervantes gracias a su amplia y destacada trayectoria "con especial significación para reconocer a los imprescindibles del cine español", ha explicado Vigar.

La actriz y presentadora ha realizado un repaso a través de su trayectoria, tanto en el teatro como en el cine y la televisión. "He tocado todo menos el circo y las variedades", ha bromeado la artista, que ha explicado que su vocación empezó "por mi madrina, fui la hija que ella nunca tuvo. Me pintaba, me maquillaba y me disfrazaba. Esto quedó en mi imaginación como un mundo de fantasía".

Randall ha asegurado que "teatro no haré nunca más" en un mundo en el que "estás solo y vendido en el escenario". "En el cine tienes apoyo, pero en el teatro estás solo y desamparado. Es un esfuerzo que creo que no me apetecía", ha manifestado la artista barcelonesa.

La actriz ha repasado su vida cinematográfica, entre las que ha destacado "Retrato de familia" debido al dramatismo", "Cría cuervos" y "La escopeta nacional" "porque es una maravilla" y "el sentido del humor me tira mucho". "Después ya caemos en papeles de señora rica, bien vestida y con carácter de los que me he aburrido soberanamente", ha explicado Randall.

Con respecto a la televisión, ha manifestado su satisfacción con "Estudio 1", donde "echamos los dientes tanta gente" y "Novela". Sin embargo, la actriz se queda con "la faceta periodística" que desarrolló en "Rasgos". "Me gusta mucho entrevistar, porque tenía unos esquemas pero el propio entrevistado te lleva por su camino. Cuando eres actor repites lo que unos guionistas han escrito, pero en las entrevistas lo haces tú", ha explicado la artista.

Randall ha confesado que si fuese joven ahora "llevaría muy mal" la popularidad porque "hay una tendencia" en algunos sectores de la prensa "que se creen que esa persona les pertenece. "La dimensión ahora es muy distinta de mi época, por suerte para mí", ha manifestado la actriz, que ha recordado que cuando se estrenó "Cría cuervos" fue sorprendente "que un francés te parase en las calles de París por hacer una película española".

CINE ESPAÑOL

La actriz ha defendido la calidad del cine español, al que ve "muy bien". "Pienso que han tenido suerte. Nos ha costado muchísimo a las generaciones anteriores. Ahora se hace un cine magnífico que puede competir con el extranjero", ha explicado Randall.

En este punto, ha mostrado su "envidia" con los franceses por el "chovinismo" que tienen. "Nosotros aquí deberíamos pensar lo primero que el cine español es excelente. No entiendo que la gente vea cualquier petardada norteamericana y películas con reparto español no", ha manifestado la artista.

Asimismo, ha defendido la "apuesta por el talento joven" ya que "si no hay renovación, se acabará el cine". "Hay gente con ansias de creatividad. El cine es reflejo del tiempo de una época que nos ha tocado vivir. Las generaciones futuras verán la España que hay ahora", ha explicado Randall.

La artista ha querido manifestar su apoyo a las mujeres que día a día ocupan más puestos de dirección en el cine, si bien "hay que seguir en la lucha". "Ahora es más fácil porque otras anduvieron el camino. Pero hay mujeres listísimas, estupendas", ha expresado la actriz.

Randall no sólo ha defendido el cine actual, sino también el costumbrista del siglo XX. "Es un cine que tenemos que reivindicar porque es lo que hacemos. Fueron importantes porque aprendimos el oficio", ha manifestado la actriz barcelonesa.

Por otro lado, la actriz ha considerado la época del destape "una gilipollez", entendiendo el mismo como las películas en las que "gratuitamente corrían por el pasillo con alguien persiguiéndola", si bien lo ha defendido explicando que "era una cuestión de libertad" ya que "en España la libertad venía por quitarse el sujetador".

TRAYECTORIA

Mónica Randall nació en Barcelona en noviembre de 1942. Cursó estudios de Arte Dramático en la Ciudad Condal y debutó en el teatro con comedias como "Cena de matrimonios" y "Pisito de soltero". Formó parte de la Compañía de Teatro de Alejandro Ulloa.

Poco después de debutar en el teatro, da sus primeros pasos en el cine con "La revoltosa" (1963), de José Díaz Morales. En esos primeros años participa en las llamadas "spaghetti western" con filmes como "Los héroes del Oeste" (1965), "Los cinco de la venganza" (1967) y "Sol rojo" (1971), dirigida por Terence Young.

Desde 1968 su carrera se centra en comedias costumbristas, en las que suele interpretar un prototipo de mujer sofisticada y cosmopolita. En esta época intervino en títulos como "Cristina Guzmán" (1968), "Verano 70" (1969), "Abuelo Made in Spain" (1969), "Carola de día, Carola de noche" (1969) o "Un adulterio indecente" (1969).

Durante la década de los setenta actúa en películas consideradas como clásicos del cine español como "Mi querida señorita" (1972), de Jaime Armiñán; "Cría cuervos" (1976), de Carlos Saura; "Retrato de familia" (1976), de Antonio Giménez-Rico o "La escopeta nacional" (1978), de Luis García Berlanga. En 1986, a las órdenes de Carlos Serrano, rueda "Calé".

En 1987, y de nuevo bajo la dirección de Jaime Armiñán, interpreta el papel femenino protagonista de la película "Mi general", acompañando a Fernando Rey, Fernando Fernán Gómez Héctor Alterio, José Luis López Vázquez y Rafael Alonso y que ganó el Gran Premio del Jurado en el Festival de Montreal. En los años 90 realizó "Todos a la cárcel" (1993). Su último filme fue "Tiempo de tormenta" (2003).

También ha trabajado en la televisión, medio en el que debutó en 1964 y en el que ha desarrollado su faceta tanto de actriz como de presentadora. Participó en espacios como "Estudio 1", "Novela", "Teatro de siempre" o "Teatro de familia" en los que tuvo ocasión de interpretar obras de Shakespeare, Jean Racine o Fodor entre otros.

En 1973 presentó el programa de entretenimiento "Mónica a medianoche" y más tarde hizo lo mismo con el magazine "Tele-Revista". Posteriormente, entre 1980 y 1981, condujo el espacio "Cosas", junto a Joaquín Prat y Marisa Abad, al que le seguiría "Rasgos". Tras participar en "Juntas, pero no revueltas", formó parte del reparto de "Ana y los siete".

Reivindico la poesía en los tiempos

de la usurpación del pensamiento.

Exijo la lírica como antídoto para

las cadenas que pretenden imponer

a nuestro espíritu dormido.