Casi 40

David Trueba estrena 'Casi 40', una película que nace de obsesiones personales

David Trueba ha presentado este viernes la película "Casi 40", un filme que "nace de algunas obsesiones personales", ha manifestado el director madrileño, que ha vuelto a contar 22 años después con Lucía Jiménez y Fernando Ramallo, protagonistas de su primer filme, "La buena vida".

Cine

El realizador de la película ha manifestado que hay "un discurso generacional que está expresado en algunas cosas que se dicen". "Es tal la degradación de la esencia de las personas en el entramado económico y social que provoca una desafección de la gente de alrededor", ha explicado el director, que ha criticado que hoy día "las apariencias importan más que las verdades" y que "el transmitir la idea de felicidad es más fundamental que intentar tener una vida plena y real".

Trueba, que se ha definido como "muy optimista", ha explicado que "los personajes, si encuentran una verdad al final de la amargura, no son tan amargos". "El personaje de Fernando tiene más insatisfacciones dentro porque ha construido más ficciones. La amargura depende de la visión de cada uno", ha manifestado el director

La trama trata sobre la reunión de unos amigos de la juventud a raíz de una modesta gira de conciertos. La protagonista, cantante de éxito, está retirada de la escena. El protagonista, que vive como vendedor de productos cosméticos, pretende relanzar la carrera musical de quien fue su amor en la adolescencia.

La película está "hecha fuera de los cauces oficiales", ha informado Trueba, que considera que "a veces hay que quitar el peso de una producción" para beneficiar al equipo de la película. "Jugué con un elemento interesante, el no tener exigencias de nadie", ha manifestado el realizador que cree que "hay un tipo de películas que a la gente le gusta pensar que es como la vida misma, pero es imposible".

Trueba, que no calcula "el grado de melancolía", ha manifestado que está en contra "de la felicidad artificial. Cuando eres feliz, no puedes ser consciente de esa felicidad. Con el paso del tiempo la puedes ubicar. La búsqueda de eso es lo interesante".

La música en la película, "muy importante" según ha manifestado Jiménez, "te transporta a una época. Te hace sentir e incluso bloquearte. La manera de enfrentarme a los temas era de la manera más sencilla, más cruda. Sufro cuando me veo cantando porque es en un solo plano. Es lo más parecido a un concierto", ha manifestado la actriz sobre la banda sonora, con las canciones "Miedo", "Despertarse contigo", "Todo me recuerda a ti" y "Casi 40".

La película es "alma, esencia y emoción. Para mí es algo muy importante en este proyecto, el cómo me acerco a la música", ha expresado la actriz, que ha explicado de la película que "es un viaje aparentemente normal en el que suceden cosas. Es un proyecto único en mi vida. Realmente cambió algo en mí".

Uno de los puntos que más gustó a Jiménez con respecto a su personaje fue "una cosa que poca gente ha hecho en esta industria, dejarlo". "Es prácticamente imposible. Es lo más bonito para mí, lo que me llegaba al alma. Hay que ser muy fuerte. La decisión de dejarlo me parecía muy dura pero muy sana. Soy libre de poder dejarlo", ha manifestado la actriz.

Por su parte, Fernando Ramallo ha explicado que su personaje "quiere saber qué fue del amor que tuvo". "La vida, a veces, hace que te conformes. Le interesaba pasar ese viaje junto a Lucía. Ve en qué momento están e intenta ayudarla en las giras, pero más por él que por ella. Es como si el silencio y la compañía de Lucía fuera suficiente", ha argumentado.

Trueba, que ha considerado que "el silencio es el contrapunto para entender el resto", ha manifestado la situación actual del cine. "Como todo, depende de quién te lo cuente. El mayor problema es una cierta sensación de que las cosas funcionan por inercia. El cine español pasa por la decisión de la implicación de los tres canales de televisión en los proyectos. Tres despachos para todo el cine español son pocos", ha explicado.

El director quiere ver "un poco más de variación" porque "el cine español tiene que ser representante de la pluralidad y variaciones de sensibilidades del país. Todo el que se dedica a esto tiene algo que aportar. Hay unas tendencias dominantes que tienen que ver con el negocio, que es el que manda, pero existe espacio para pelear fuera, en otras condiciones".

Reivindico la poesía en los tiempos

de la usurpación del pensamiento.

Exijo la lírica como antídoto para

las cadenas que pretenden imponer

a nuestro espíritu dormido.